Pide tu cita para conocer el Campus de la UFV
a partir del 1 de junio

SOLICITA TU CITA

Solicita información
BUENAS PRÁCTICAS , #CENTRADOSENLAPERSONA , COMUNIDAD UFV , POSTGRADO Y CONSULTORÍA

Natalia Márquez nos propone un ejercicio de coaching dialógico para hacer en casa

Natalia Marquez Natalia Márquez nos propone un ejercicio de coaching dialógico para hacer en casaNatalia Márquez, anterior directora del el IDDI (Instituto de Desarrollo Directivo Integral), propone a la comunidad UFV un ejercicio muy sencillo de coaching dialógico para hacer en casa en estos momentos de aislamiento del COVID-19:

Para ello he tomado como inspiración un extracto de la homilía de SS el Papa Benedicto XVI, de Abril de 2012 en su 85 aniversario.

“La vida biológica de por si es un don, pero está rodeada de una gran pregunta. Solo se transforma en un verdadero don si, junto con ella, se puede dar una promesa que es más fuerte que cualquier desventura que nos pueda amenazar, si se le sumerge en una fuerza que garantiza que ser hombre es un bien, que para esta persona es un bien cualquier cosa que pueda traer el futuro”.

Si nos colocamos en la situación actual, más ó menos difícil para unos y otros, y enormemente difícil para algunos, deberíamos volver a hacernos las grandes preguntas sobre quienes somos, como podemos afrontar esta situación saliendo de nosotros mismos y buscando el encuentro.

Empecemos con la situación en la que estamos e intentemos “ventilar” y colocar en algún lugar imaginario toda la angustia que estamos viviendo, y desde ahí hagamos un pequeño recorrido por nosotros mismos.

Os invito a hacer un ejercicio sencillo, coger una hoja en blanco, colocarla en posición horizontal y hacer cuatro columnas, numeradas como 1, 2, 3 y 4.

En la columna 1, la columna de la realidad y la situación actual, la que físicamente está situada a la izquierda, y haceros las siguientes preguntas volcando vuestras respuestas lo más exhaustivamente posible

  • ¿Cuáles son las preocupaciones que tengo en este momento? ¿preocupaciones por mí mismo?, ¿por mis familiares?, ¿por mis amigos?
  • ¿Qué inconvenientes me supone un confinamiento domiciliario?, incomodidades etc.
  • ¿Qué miedos aparecen alrededor de un posible contagio y un posible ingreso hospitalario?
  • ¿Cómo es el miedo a la posible situación económica cambiante? ¿la preocupación por vosotros y vuestros seres queridos?, ¿cómo es la preocupación hacia el futuro en general?

Explayaros en esta columna izquierda y descargar toda la ansiedad latente y constante que nos acompaña a todos en estos momentos.

Una vez que lo hayáis hecho de una forma exhaustiva, dirigiros a la columna siguiente, la columna 2 , la columna de la introspección y de la visión de uno mismo en la adversidad, que ahora está en blanco y recogiendo cada uno de los puntos que habéis ido anotando en la columna izquierda haceros la siguiente pregunta:

  • ¿Quién soy yo aquí?
  • ¿Quién podría ser distinto para vivir la situación de otra manera?

A la vez que vais contestando estas preguntas situaros en la columna 3, la columna de la acción, más a la derecha, y escribir las acciones correspondientes a las respuestas que habéis dado en la columna 2.

  • ¿qué puedo hacer frente a esta situación?
  • ¿qué está en mis manos hacer?
  • ¿Qué tengo que dejar de hacer?

Precisar todas estas acciones lo más que podáis.

Nos acercamos a la última columna, la columna 4, la columna del encuentro y de la respuesta al para qué estamos aquí

En esta columna, para algunos la más difícil por estar en situación de aislamiento extremo, por encontrarse solos, nos ubicamos otra vez en la columna 1, en cada una de las situaciones que “queremos ventilar”, que nos angustian por nosotros y por los demás, y hacemos un esfuerzo por pensar como podemos generar un encuentro a pesar de nuestra desazón y miedos  con las personas que nos importan,  e incluso con las que no conocemos, pero que sufrimos por ellas.

Es otra vez una columna de acciones como la columna 3 y por lo tanto aquí volvemos a pensar en acciones que pueden provocar “encuentro” con nosotros mismos y con otros, en donde salimos de alguna manera del aislamiento para compartir:

  • ¿Qué de lo que soy y lo que tengo puedo compartir ahora con otros?

La vida me ha dado muchos aprendizajes y estoy preparado para muchas situaciones

  • ¿Qué de lo que he aprendido puedo dar a otros ahora y cómo lo podría dar?
  • ¿Qué tipo de comunicación puedo ofrecer y a quién?
  • ¿Qué regalo puedo hacer a los otros?, los que me importan y los que no conozco.
  • ¿Qué puedo hacer ahora y entregar cuando acabe el confinamiento?
  • ¿Cuáles de mis fortalezas y dones, qué de lo que se me da bien puedo ofrecer de alguna manera ahora? Pensar con imaginación en formulas para seguir ofreciendo nuestros dones a los demás.
  • ¿Qué puedo hacer de forma gratuita ahora, más adelante?

Se pueden repetir algunas acciones que ya han surgido en la columna 3 pero ahora vamos a intentar estirarnos, intentando poner el foco en el otro, en lo que el otro necesita, en lo que podríamos regalar sin que nos lo pida.

Como veis es un ejercicio sencillo que nos puede ayudar a pensar y a ir encontrando significado y formas distintas de actuar en esta situación tan inesperada y a la vez llena de oportunidades para todos.

Ya sabéis que como siempre estoy en contacto con Maria Sánchez-Arjona y todo el equipo del IDDI y a disposición de la Universidad y de todos vosotros.

Tenéis más abajo mis datos de contacto para todos aquellos que quieran hablar o comentar el ejercicio, un abrazo

Natalia Márquez- Colaboradora y ponente IDDI

nataliamarquezamilibia@gmail.com

 

icon info 2 Prensa

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y NO TE PIERDAS NADA