Solicita información
ALUMNOS - UFV APP , CIENCIAS DE LA SALUD , COMUNIDAD UFV , DEPORTE , EDUCACIÓN , INVESTIGACIÓN , SOSTENIBILIDAD

Nuria Mendoza, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud UFV, Premio Nacional del Deporte 2019

Sin titulo Nuria Mendoza, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud UFV, Premio Nacional del Deporte 2019 Estudiar en Universidad Privada Madrid

El Libro Blanco del Deporte de Personas con Discapacidad en España, coordinado por Nuria Mendoza, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud UFV, ha sido galardonado con el Premio Nacional a las Artes y las Ciencias Aplicadas al Deporte, fallado el 20 de abril de 2022. Instituido en 2002 por el Consejo Superior de Deportes, premia a los profesionales “que en el ejercicio de su actividad hayan destacado por una obra o haya contribuido a impulsar o difundir la actividad físico-deportiva de forma singular o a lo largo de su vida profesional”.

El Libro Blanco del Deporte de Personas con Discapacidad en España plantea una batería de más de 17 propuestas concretas que se pueden implementar en una futura y necesaria nueva Ley del Deporte. Este estudio ofrece una imagen actualizada sobre la práctica deportiva de las personas con discapacidad en España al mismo tiempo que ofrece unas propuestas de actuación en términos de políticas y estrategias públicas. “Para mejorar el acceso, la extensión y el disfrute del deporte como bien social básico para todas las personas”, concluye Nuria Mendoza.

Estas propuestas se centran en buscar la igualdad de oportunidades entre deportistas con o sin discapacidad, y lograr el acceso de las personas con discapacidad a la actividad física y el deporte. Ambos objetivos pretenden cumplirse en todos los niveles de la práctica deportiva: deporte base, deporte creativo, deporte de iniciación, deporte de competición, deporte federado, deporte de alto nivel, deporte escolar, universitario, etc.

España es un referente histórico en cuanto a deportistas con o sin discapacidad. Sin embargo, el modelo de desarrollo de la carrera del deportista con discapacidad en España se ha centrado tradicionalmente en conseguir deportistas de alto rendimiento, desatendiendo la base de la pirámide, los procesos del deporte recreativo y no competitivo. A ello se unen como un gran problema las barreras al acceso a todas las instalaciones deportivas (barreras arquitectónicas), al material deportivo específico (sillas de ruedas, prótesis…) o al personal de apoyo imprescindible para numerosos deportistas con discapacidad.

El Libro Blanco del Deporte de Personas con Discapacidad en España -promovido por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), el Comité Paralímpico Español y la Fundación ONCE- propone un modelo de desarrollo deportivo completo, pasando por las primeras etapas (base, iniciación deportiva y recreativa) antes de llegar a las fases de especialización y de competición.

Sin titulo 2 Nuria Mendoza, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud UFV, Premio Nacional del Deporte 2019 Estudiar en Universidad Privada Madrid

Sólo un 3% de las personas con discapacidad practican deporte en España

Existe una enorme diferencia en la práctica deportiva entre las personas con y sin discapacidad. Mientras que la tasa en la población general se sitúa en el 46%, solamente un 3% de las personas con discapacidad realiza habitualmente actividad físico-deportiva. Desde el punto de vista sociodemográfico, es imprescindible conocer con mayor exactitud sus necesidades con respecto a la actividad física y el deporte. “Existe una demanda mayoritaria hacia la práctica deportiva en el tiempo libre. Y, sin embargo, muy a menudo no encuentran acomodo en la oferta de actividades existente”, reclama la experta.

En este aspecto, resulta crucial prestar atención a las discapacidades asociadas al proceso de envejecimiento y otras discapacidades sobrevenidas. También mejorar el acceso a la práctica deportiva de las mujeres con discapacidad, muy desigual respecto a los hombres, así como la existencia de colectivos con difícil acceso a la práctica deportiva atendiendo al tipo de discapacidad, la etiología, el grado de discapacidad u otras variables, que han de ser tenidos en cuenta para garantizar que podamos hablar de un auténtico deporte para todos.

El deporte como herramienta para la promoción de la salud y la inclusión

Las actividades físicas ofertadas de manera pública o privada “deberían de adaptarse no sólo a las capacidades de las personas, sino también a sus intereses e inquietudes”, cita el documento. En este aspecto, la promoción deportiva en las escuelas resulta crucial. Es en esta edad escolar donde se generan los hábitos de práctica y donde destaca el potencial educativo del deporte. “Es fundamental la realización de programas educativos, de sensibilización, captación e iniciación deportiva en el entorno escolar”, reclama Mendoza.

Transformar en inclusivas las actividades deportivas ya existentes

Una de las mejores vías de promoción consiste en “transformar en inclusivas las actividades ya existentes en los diferentes servicios ofertados a la población”. De esta manera, se podría ampliar con mayor eficiencia el número de servicios donde pueden participar las personas con discapacidad, favoreciendo además la movilidad y ofreciendo una mayor variedad de actividades que si se desarrollan servicios específicos únicamente dirigidos a personas con discapacidad. Es necesario, por tanto, pautar y potenciar la creación de secciones de personas con discapacidad e inclusivas en contextos deportivos convencionales, tales como clubes, centros de entretenimiento, etc. En este sentido, “urge también acometer planes de acción en relación con la mujer con discapacidad en el deporte, con acciones de fomento de la actividad física como medio de inclusión social y de mejora de la salud que sean reales y cuantificables”, destaca la investigadora.

Formación continua de profesionales del deporte para personas con discapacidad

El Libro Blanco del Deporte de Personas con Discapacidad en España propone impulsar la formación continua de los profesores de educación física mediante cursos de reciclaje con el fin de que los alumnos con discapacidad queden plenamente incluidos en las clases de esta materia en todos los niveles educativos. “Resulta fundamental involucrar a las entidades locales, a los clubes y otras entidades privadas, como empresas o fundaciones, para facilitar su inmersión en el contexto del deporte escolar”, señala el documento. Es necesario sensibilizar a la comunidad universitaria acerca de la inclusión y derechos de las personas con discapacidad en cuanto a la práctica deportiva, ya sea con una vertiente recreativa, de promoción de la salud o competitiva. Así como velar por el cumplimiento de la normativa de accesibilidad para permitir la práctica de actividad física de forma autónoma en las instalaciones deportivas universitarias.

En el ámbito académico, según el documento, se debe de garantizar la implantación de contenidos relacionados con el deporte para personas con discapacidad en los planes de estudios del Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (CAFYD). Por otro lado, el Libro Blanco reclama incorporar contenidos sobre deportes para personas con discapacidad en asignaturas optativas o seminarios en los planes de estudio de titulaciones sanitarias como medicina, fisioterapia o terapia ocupacional (clasificación de discapacidad para el deporte, ayudas técnicas o consideraciones metodológicas por grupos de discapacidad) mediante la intermediación del Consejo Superior de Deportes.

icon info 2 Prensa

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y NO TE PIERDAS NADA