Solicita información
COMUNIDAD UFV , INVESTIGACIÓN , INSTITUCIONAL , INTERNACIONAL , PUBLICACIONES

La Unidad de Investigación Cardiovascular UFV, editorial en la revista ‘Circulation: Cardiovascular Imaging’ de la American Heart Association

unidad cardiovascular La Unidad de Investigación Cardiovascular UFV, editorial en la revista ‘Circulation: Cardiovascular Imaging’ de la American Heart Association Estudiar en Universidad Privada Madrid

“Las cosas valiosas ocupan poco espacio”. Así comienza la editorial escrita por James T. Thackeray y Annika Hess, elogiando una publicación de la unidad mixta de investigación cardiovascular UFV sobre nanotecnología aplicada al diagnóstico y tratamiento del infarto agudo de miocardio.

 El infarto agudo de miocardio es una de las enfermedades cardiovasculares más importantes y frecuentes. En el mundo, las enfermedades cardiovasculares son las más mortíferas, ya que anualmente se cobran 17,3 millones de vidas. Se estima que para 2030 casi 23.6 millones de personas pueden morir por una de estas afecciones.

La unidad mixta de investigación cardiovascular UFV-Hospital universitario Ramón y Cajal, lleva a cabo una serie de líneas de investigación encaminadas a resolver la respuesta inflamatoria en los pacientes que sufren un infarto agudo de miocardio. Una de sus líneas prioritarias consiste en “mejorar de la vida del paciente postinfarto, gracias a la aplicación de una nueva técnica basada en nanotecnología aplicada a la imagen no invasiva”, comenta Carlos Zaragoza, director de la Unidad de Investigación Cardiovascular UFV.

De esta manera, cuando un paciente sufre un infarto agudo de miocardio, “la nanopartícula que le inyectamos nos permite por un lado diagnosticar de manera precisa la enfermedad visualizando su presencia por resonancia magnética nuclear. Y, además, tras su unión específica en el corazón dañado, nos permite mantener el miocardio contráctil por más tiempo”, comenta Zaragoza.

Nuevas dianas moleculares para tratar el infarto agudo de miocardio

Los estudios llevados a cabo por la unidad mixta de investigación cardiovascular de la UFV se centran en crear nuevos fármacos con capacidad teranóstica.

Un ‘compuesto teranóstico’ permite diagnosticar la enfermedad y predecir el nivel de daño ocasionado, así como tratar la enfermedad para su remisión.  En este estudio, los investigadores de la UFV presentan un nuevo fármaco contra el infarto agudo de miocardio aplicado en un modelo porcino de isquemia-reperfusión coronaria, paso previo y necesario para el comienzo de los ensayos clínicos.

Las imágenes moleculares no invasivas pueden representar un avance significativo en el estudio del infarto de miocardio que “permite la visualización de tejidos de alta resolución, pero también presenta la detección de imágenes de una molécula objetivo a lo largo del tiempo”, señala el documento.

En este sentido, el uso de la nanotecnología aplicada a la generación de nuevas dianas moleculares representa uno de los mayores retos tecnológicos en imagen cardiovascular, aportando importantes ventajas como la ausencia de respuestas inmunitarias no deseadas.

Una detección rápida y un diagnóstico preciso

La detección rápida y el diagnóstico preciso del infarto agudo de miocardio “son fundamentales para reducir la progresión de la necrosis miocárdica, en la que la degradación de la matriz extracelular que da soporte vital a las células cardiacas es el desencadenante de la muerte celular”, comenta Zaragoza.

Así pues, “al dirigir los esfuerzos a bloquear su degradación mediante la inyección de nanopartículas conjugadas con factores que bloquean su degradación, conseguimos mejorar significativamente la función cardíaca tras el infarto”.

Una investigación pionera, según la editorial de la revista ‘Circulation: Cardiovascular Imaging’ de la American Heart Association

La editorial escrita por James T. Thackeray y Annika Hess en la revista ‘Circulation: Cardiovascular Imaging’ de la American Heart Association confirma que la inhibición de EMMPRIN gracias a la nanotecnología en el modelo porcino “tiene el potencial de rastrear la entrega de nanopartículas a la lesión lesionada”.

Si bien es cierto que James T. Thackeray aclara que este estudio requiere todavía de una comprobación exhaustiva de los efectos sistémicos del tratamiento para llegar a su fase clínica, también señala que “la aplicación inicial preclínica en el modelo porcino conlleva un salto importante en este campo de estudio”, señala la editorial.

Así las cosas, la editorial concluye elogiando que los resultados de este estudio clarifican “el impacto potencial de las nanopartículas para acercar la imagenología molecular hacia el campo de la medicina personalizada.  

Como consecuencia de los resultados de esta investigación, el 23 de junio de 2022, la unidad de investigación ha procedido a solicitar una patente de uso del compuesto que se ha generado a través de la Universidad Francisco de Vitoria, en colaboración con el Hospital Ramón y Cajal, y la Universidad Complutense de Madrid.

icon info 2 Prensa

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y NO TE PIERDAS NADA